Microcemento FUTURCRET "Microhormigón"

El microhormigón es un producto que deriva del microcemento, y ha sido creado para satisfacer las exigencias de un pavimento fuerte. Su formulación conjuga la más novedosa tecnología y materias primas, altamente calificadas, que forman una superficie más dura y resistente a tráficos intensivos y de mayor resistencia mecánica que el microcemento tradicional.

El microhormigón se utiliza para renovar suelos o paredes en viviendas particulares, naves industriales y locales comerciales, tanto si se trata de interiores como de exteriores.

Principalmente está enfocado para pavimentos que van a ser muy transitados . Pues los suelos de este material son mucho más resistentes al desgaste, rozamiento y a la presión que el microcemento clásico. Asi tambien, su aplicación se puede extender a paredes, escaleras, techos, muebles y encimeras.

El microhormigón es la solución si se quieren hacer reformas sin los grandes inconvenientes que implica poner en marcha una obra tradicional. Se aplica fácilmente a todas las superficies, desde cemento, mortero, hormigón, piedra, yeso, pladur, mármol, madera, hasta cerámicos lisos, porcelanicos, sin necesidad de retirar el material existente.

Debido a que es muy flexible no necesita juntas, logrando un acabado de apariencia homogénea, con textura modera, rústica. Por ello es un material decorativo en tendencia, pues no deja de sorprender tanto por su estética como por su utilidad.

Su mantenimiento es muy sencillo. Se limpia mediante una mopa o una fregona, con agua y jabón neutro o detergente sin solventes. Al carecer de juntas, su limpieza es mucho más rápida y fácil, y con la misma frecuencia que un suelo común.

De forma esporádica, será aconsejable proteger el suelo con ceras auto brillo. De esta manera conseguiremos que el microhormigón se mantenga como nuevo.

El barnizado de la superficie aplicada con Microhormigón se realizará solo cuando el suelo, por el desgaste del uso, se vea deslustrado, como si de un suelo de mármol o terrazo se tratara. En el caso de una zona transitada, como pueden ser los locales comerciales o las naves industriales, puede ser en algún semestre o varios años. En zonas particulares se puede tratar de tras varios años o alguna década.

VENTAJAS DEL MICROHORMIGÓN

  • Revestimiento cementicio de 3-4mm de grosor
  • Tiempo de ejecución mínimo
  • Rápida liberación al tránsito
  • Aplicación sobre cualquier superficie ya sea porosa o totalmente lisa
  • Resistencia superior a la del microcemento.
  • Resistente al desgaste, rayado y compresión
  • Impermeabilidad
  • No se forman escombros
  • No precisa juntas de dilatación
  • Antideslizante
  • Menor coste de obra
  • Aplicable en el interior como en el exterior
  • Fácil aplicación y limpieza
  • Gama de colores muy amplia
  • Sumamente estético y a la vanguardia.